Pimientos - historia, producción, comercio

El pimiento es una hortaliza fresca miembro de la familia Solanaceae, familia de la que hacen también parte las plantas de tomates, las plantas de patatas y las berenjenas: tal como para el tomate, en efecto, sus orígenes residen en la América del Sur y, más precisamente, en las regiones de Brasil y de Jamaica.

El pimiento es una hortaliza presente en el mercado hortofrutícola mundial en numerosas variedades diferentes, algunas de las cuales de gusto más dulce y otras de gusto más picante.
Las variedades de pimientos se distinguen entre ellas, además que por el sabor, también por la forma (existen en el mercado hortofrutícolas pimientos de forma alargada, pimientos de forma cónica o pimientos de forma cuadrada) y por el color, que puede variar del amarillo (pimientos más tiernos y jugosos), al rojo (pimientos de la pulpa crujiente, espesa y azucarada), al verde (son pimientos recogidos antes de la llena madurez, se volverían en efecto rojos o amarillos, según la variedad de pimiento cultivado, si quedaran pegados a la planta hasta su completa maduración).

En el mercado hortofrutícola mundial existen cinco especies diferentes de pimientos: la variedad de pimientos más corrientes y cultivados pertenece a la especie Capsicum annuum, especie de la que hacen parte muchísimas variedades de pimientos dulces pero también algunas especies de pimientos picantes (denominadas también pimentones) y plantas de pimientos ornamentales. 
Las otras, y relativamente menos cultivadas, variedades de pimientos son: el Capsicum baccatum; el Capsicum chinense, calidad suramericana probablemente originaria de Amazonia, que incluye también la variedad de pimentón Habanero que ha permanecido hasta el 2006 en el Guinness de los récords como el pimentón más picante al mundo; el Capsicum frutescens, variedad de pimiento que incluye el tabasco y el Capsicum pubescens, que incluye la variedad de pimiento suramericano rocoto.

Al momento de la compra de este producto hortofrutícola es oportuno detectar su frescor: el pimiento en efecto tiene que presentarse con el pecíolo pegado, la superficie tiene que ser a cáscara lisa y tensa, de color brillante y falto de manchas, mientras que la pulpa de esta hortaliza tiene que ser dura y del peso consistente. 
El pimiento puede ser conservado en la nevera, en el apropiado espacio para la fruta fresca y la hortaliza fresca, durante unos cuatro días. Sin embargo, si el pimiento es consumido fresco, su conservación puede ser extendida hasta las dos semanas; si cortado en rodajas o en cubitos y luego escaldado o bien emparrillado, el pimiento puede ser conservado congelado, o también guardado en aceite o encurtido. Si secado y molido, en cambio, el pimiento puede ser conservado en vasos de vidrio que se tendrá el cuidado de guardar lejos de fuentes de calor y de la luz del sol.

El sabor del pimiento es determinado sobre todo por la presencia de una sustancia contenida en las semillas (pero más precisamente en la placenta, es decir en aquellos filamentos de color blanco que están presentes dentro del pimiento) y en la pulpa de esta hortaliza, el capsicina (o capsaicina). Esta última sustancia es un alcaloide que, junto a otras cuatro sustancias naturales llamadas capsacinoides, está presente en gran cantidad en los pimientos picantes, mientras es en cambio es ausente o limitado en las variedades de pimientos dulces.
La capsaicina y por lo tanto el picor del pimiento mismo es medida por la escala Scoville, según la que el pimiento resulta dulce si el nivel de capsaicina va de 0 a 500 unidades, mientras, por ejemplo, uno de los pimentones más picantes al mundo (variedad Habanero), llega a contener hasta 600.000 unidades de esta sustancia. Cabe señalar que, si tragada en notables cantidades, la capsaicina puede causar inflamaciones y dolor, hasta procurar vejigas de quemadura: precisamente por este motivo para algunas variedades de pimentones es hasta necesario el empleo de los guantes durante la colección.

El pimiento es un producto hortofrutícola que puede ser consumido crudo, por ejemplo en ensaladas, o bien cocido en sartén, al horno o a la parrilla: este tipo de hortaliza fresca en efecto se presta a muchas preparaciones culinarias, algunas famosas cual, por ejemplo, el pisto, los pimientos rellenos o los pimientos fritos.

El pimiento es una hortaliza a baja aportación calórica y, por este motivo, es particularmente indicado el consumo de esta hortaliza en los régimenes adelgazantes hipocalóricos. Este producto hortofrutícola además es rico en vitamina A y vitamina C (piénsese que su contenido de vitamina C supera aquel de los cítricos y del tomate), de calcio, fósforo y potasio, debido a la presencia de sustancias cuál la lecitina, la capsaicina y la pectina. Sobre todo si consumido en crudo el pimiento aporta al organismo sustancias fundamentales, cuales sales minerales, ácidos grasos, azúcares, proteínas y vitaminas.
Gracias a estas sustancias nutritivas el pimiento también desarrolla una acción antineurálgica, antirreumática, diurética, y estimula el círculo venoso y capilar. El pimiento pero es desaconsejado para quien sufre de úlceras gástricas y acidez de estómago en cuánto no resulta siempre de fácil digestión. Precisamente por esta razón, el pimiento viene más abundantemente consumado en las variedades dulces, que resultan de más fácil digestibilidad, con respecto a las variedades de pimiento picante, que resultan en cambio más pesadas y por lo tanto desaconsejadas también en la alimentación de los niños. 
Generalmente la parte digestible del pimiento es la cáscara: para remediar al problema de la digestibilidad de este producto hortofrutícola un óptimo remedio es en efecto aquello de eliminar la cáscara del pimiento haciendo asar lo mismo sobre la parrilla por algunos minutos. Esta operación hace la película externa que envuelve esta hortaliza (cáscara) de bastante fácil eliminación, y la pulpa del hortaliza resulta por lo tanto más digestible.

Las variedades de pimiento más picante (pimentón), como para el pimiento dulce, son ricas en vitamina C y tienen un gran poder antioxidante: exactamente por esta razón las variedades de pimientos picantes tienen fama de antitumorales, además de ser útiles en la cura de enfermedades de enfriamiento cuál sinusitis, resfriado y bronquitis. Ellos, a diferencia del pimiento dulce, favorecen la digestión.
Todas estas calidades derivan principalmente de la presencia de la capsaicina, ya descrita, que es capaz de aumentar la secreción de mucosidad y ácido estomacal. El pimentón además puede ser utilizado como analgésico en caso de artritis, y además, estimulando la perístole intestinal, favorece el tránsito que, en sinergia con el poder antibactérico y antimicotico, evita la fermentación y por lo tanto la formación de gases intestinales y toxinas.

También la pulpa del pimiento, como para muchas otras variedades de productos hortofrutícolas frescos, pueden ser utilizada como remedio hogareño en cosmética, para una máscara hidratante y nutritiva.

Los pimientos en el mundo han adquirido un relieve siempre más grande: numerosas son hoy las empresas productoras de pimientos, las empresas certificadas para la producción de pimientos, los productores de pimientos, las empresas productoras de pimientos biológicos, las empresas que se ocupan de comercio de pimientos (envasado de pimientos, cuarta gama de pimientos), los distribuidores de pimientos, los importadores de pimientos, los exportadores de pimientos y los mayoristas de pimientos.

Zipmec Newsletter

Aceptar privacidad


Redes sociales Zipmec.com

Siguenos ya en las mejores redes sociales para quedarse siempre actualizado a las novedades de Zipmec